fbpx



Blog

Artículos de divulgación e interés para las familias


Anadir-un-titulo-2.jpg?fit=1200%2C600&ssl=1

¿Cuál es la cantidad adecuada de tiempo frente a una pantalla para los niños, si corresponde? ¿Cómo moderamos su uso? ¿Cuáles son los beneficios y la importancia del tiempo frente a la pantalla ya que también son significativamente complementarios en algunas actividades? 

  • Las investigaciones han demostrado que los niños que pasan demasiado tiempo frente a las pantallas corren el riesgo de tener problemas de salud como obesidad y problemas de postura.
  • El número de niños miopes casi se ha duplicado durante los últimos cinco años, lo que se ha atribuido al uso de pantallas.
  • Ha habido una correlación entre el tiempo de pantalla excesivo y los niveles reducidos de disfrute en otras actividades, como el ejercicio al aire libre y el juego imaginativo.
  • Muchos niños que pasan más tiempo con dispositivos electrónicos han informado que se sienten menos enérgicos y en forma.

Por otro lado, los beneficios y la importancia del tiempo frente a la pantalla son igualmente significativos. 

  • Para empezar, la alfabetización digital es fundamental en muchas carreras profesionales.
  • El uso de la tecnología digital seguirá aumentando el impulso en los entornos educativos, por lo que una buena comprensión de estas tecnologías probablemente se relacionará con un mejor rendimiento académico.
  • Se ha demostrado que el tiempo frente a la pantalla funciona bien como sedante y para calmar a los niños en situaciones que provocan ansiedad, como antes de una cirugía.
  • Algunos aspectos de los programas digitales interactivos pueden permitir un mayor aprendizaje, especialmente en niños con dificultades de aprendizaje.

Entonces, dada la prevalencia y la dependencia del tiempo de pantalla en todas las facetas de la sociedad, como con tantas otras cosas, ¿no es mejor dejar que los niños comprendan estos dispositivos cuando son pequeños? 

La clave de este dilema, como todo, es el equilibrio, la coherencia y la moderación. 

Es poco práctico e increíblemente difícil limitar por completo el uso del tiempo de pantalla en los niños. 

Pero puede establecer parámetros en torno a su uso para mitigar los riesgos y maximizar los beneficios. 

Algunos consejos: 

  1. Establezca reglas para ‘situaciones sin tiempo frente a la pantalla’, como a la hora de comer, en la cama, antes de la escuela o en el automóvil. Estos momentos deben utilizarse para hablar con sus hijos, hablar sobre su día, prepararse para su día y descansar, no para deslizar, mirar y hacer tapping.
  2. Trate de establecer límites diarios; está bien superar estos límites de vez en cuando sea necesario, pero trate este tiempo extra como un privilegio y no como un hecho.
  3. Combine el aprendizaje con el tiempo frente a la pantalla. Limite el uso de juegos o videos simples y reemplácelos con aplicaciones o programas con alguna base educativa.
  4. Asegúrese de que el tiempo frente a la pantalla no tenga prioridad ni reemplace otras actividades importantes, como el ejercicio, las actividades al aire libre o la lectura.
  5. Cree «zonas horarias sin pantalla”, especialmente dormitorios para niños pequeños. Si la pantalla digital va a consumir su atención, al menos permíteles hacerlo en la sala de estar o en un entorno familiar, en lugar de hacerlo de forma aislada en su habitación.
  6. ¡Participad juntos en el tiempo frente a la pantalla! Las investigaciones muestran que usar aplicaciones o jugar juegos digitales juntos puede ser beneficioso, ya que fomenta el diálogo y la conversación, un elemento vital en el desarrollo de las habilidades verbales.
  7. Cree una política de registro, los teléfonos, tabletas y computadoras portátiles deben retirarse de la habitación por la noche para frenar los trastornos del sueño y el insomnio. Cree un plan para registrar los dispositivos a una hora determinada por la noche y salir por la mañana.
  8. Establezca zonas libres de pantallas: las comidas, las salidas familiares y las reuniones sociales son ejemplos de momentos en los que las comprobaciones frecuentes afectan negativamente las relaciones. Establezca límites para el uso de la pantalla en estos ajustes y cúmplalos.
  9. Modele límites saludables: cuando los padres están pegados a sus teléfonos, los adolescentes aprenden que este es un comportamiento apropiado. Cíñete a los límites  que establezcas.

 

¿Qué hago si mi hijo adolescente no puede dejar de usar el teléfono? 

Si sospecha que su hijo tiene un trastorno del comportamiento causado por el uso excesivo de teléfonos inteligentes está afectando negativamente el funcionamiento diario de su vida diaria, busque ayuda. 

  • La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a su adolescente a cambiar los pensamientos y comportamientos desadaptativos en pensamientos saludables y positivos.
  • La terapia de proceso individual puede ayudar a los adolescentes a reconocer y trabajar con sentimientos y experiencias que contribuyen al uso problemático.
  • Practica la atención plena Mindfulnes para controlar los impulsos.
  • Practique estrategias de afrontamiento adaptativas como el ejercicio, la respiración profunda y la relajación muscular progresiva.

Consulta con nuestros psicólogos especialista y solicita una valoración para evaluar la conducta de tu hijo o hija y daros pautas para trabajar desde casa en el entorno familiar y escolar. 

 

Departamento de psicología Infanto -juvenil

 


Anadir-un-titulo-1.jpg?fit=1200%2C600&ssl=1

¿Cuándo las pantallas pasan de ser una distracción a convertirse en un trastorno o un problema de salud emocional? 

Existe una variedad de bibliografía en investigaciones relacionadas al uso y tiempo de las pantallas de niños y adolescentes. Lo vemos en las noticias, lo escuchamos en la radio, lo leemos en los periódicos, pero ¿nos hemos sentado a pensar o a reflexionar como padres sobre tiempo que pasan nuestros hijos frente a dispositivos electrónicos como tabletas, móviles y consolas? 

La gran mayoría de los niños se entretienen y aprenden con las pantallas y no necesariamente tiene que generar conductas patológicas o dañinas si sabemos establecer límites apropiados respecto al uso y al tiempo. Es importante comprender lo que hacen vuestros hijos en línea, es importante enseñarles a sentirse seguros de que están participando en tareas de desarrollo correctas en internet y en la vida real. 

Para que podáis entender cuando la exposición excesiva a la pantalla pasa a ser patológica os explicamos un poco los significados de una adicción o un trastorno de la conducta generado por este uso excesivo de las pantallas. 

Algunos investigadores hablan de la adicción a las pantallas. La adicción se refiere a una amplia gama de comportamientos compulsivos. El comportamiento pasa de normal a adictivo cuando se convierte en un hábito incontrolable. Una vez que se convierte en adicción, ese hábito puede tener consecuencias negativas y dañinas. 

Técnicamente, no existe la adicción a Internet o al teléfono. Algunos en la comunidad psiquiátrica han propuesto un nuevo trastorno llamado trastorno de los juegos de Internet, para reconocer patrones poco saludables de juego.  

Eso significaría una cantidad de tiempo de pantalla que no solo es más de lo que los padres se sienten cómodos, sino que excluye otras actividades apropiadas para su edad, como socializar, practicar deportes, trabajar en la escuela, incluso la higiene y el sueño. 

Por otra parte, existe amplia evidencia de que el uso intenso de las redes sociales se correlaciona con un aumento de la ansiedad y la depresión, a medida que los adolescentes, especialmente las niñas, se comparan desfavorablemente con sus compañeros y se preocupan por perderse de la acción. 

Numerosas investigaciones entre ellas la de Domingues-Montanari, S. (2017). “Efectos clínicos y psicológicos de una pantalla por uso excesivo de tiempo en niños”, nos demuestra que el juego excesivo como por ejemplo pasar dos tercios o más del tiempo libre se correlaciona con resultados negativos de salud mental, incluida una mayor incidencia de ansiedad, depresión y consumo de sustancias. 

Expertos en la salud mental infanto juvenil notan que la atención constante a los dispositivos se produce a costa de otras actividades que, en última instancia, son más valiosas e importantes desde el punto de vista del desarrollo. 

 “Nuestros cerebros están programados para que les gusten las cosas que son novedosas y estimulantes, y el teléfono conquista eso”, señala el Dr. Cruger. “Es más fácil entretenerse revisando el teléfono constantemente o jugando algún video juego, que con tareas que requieren más esfuerzo mental, aunque en última instancia son más gratificantes para mucha gente”. 

¿Cómo podemos reconocer los padres conductas patológicas derivadas del uso excesivo a los dispositivos electrónicos tablets, móviles, consolas, ordenadores?  

Cell-phone-internet-addiction. Katie Hurley, LCSW: “ Un informe de 2016 publicado en Frontiers in Psychiatry sugiere utilizar los criterios del DSM-5 para el juego compulsivo y el abuso de sustancias para medir el uso problemático de teléfonos inteligentes. Si bien el uso problemático de teléfonos inteligentes no se define como una adicción, puede evaluarse como un trastorno del comportamiento. 

Con este modelo, los síntomas potenciales pueden incluir los siguientes: 

  • Uso consciente en contextos prohibidos o situaciones potencialmente peligrosas (por ejemplo, enviar mensajes de texto mientras se conduce)
  • Uso excesivo que causa conflictos con la familia; retirarse de eventos familiares o compartidos a favor del uso de teléfonos inteligentes
  • Efectos negativos en el funcionamiento escolar, familiar, social o emocional
  • Uso excesivo continuado a pesar de los efectos negativos
  • Comprobación impulsiva, frecuente y constante del teléfono, incluso en ráfagas cortas (siente una gran necesidad de comprobar cada pocos minutos)
  • Insomnio o alteraciones del sueño relacionadas con controles frecuentes
  • Urgencia excesiva o necesidad de estar conectado
  • Aumento del uso para lograr satisfacción o contrarrestar el estado de ánimo disfórico (triste)
  • Necesita responder de inmediato a mensajes y alertas.
  • Mayor ansiedad y / o irritabilidad si el teléfono no está accesible
  • Sensación de malestar cuando no se puede usar el teléfono.”

 

Entonces, es importante que consideremos los siguientes signos de alarma ante una posible dependencia digital:  

  1. Falta de interés en otras actividades.

¿Mi hijo o hija ha dejado de disfrutar o buscar las otras cosas que solía disfrutar? 

¿Prefiere estar más tiempo en la pantalla sobre cualquier otra actividad de ocio? 

  1. Distracción constante por la tecnología.

¿Puedes comunicarte con ellos cuando están usando dispositivos digitales o pasan de ti y no te prestan la atención? 

¿Están siempre esperando ansiosamente hasta la próxima vez que puedan conectarse? 

  1. Comportamiento problemático cuando no se puede acceder a dispositivos digitales.

¿Tiene rabietas excesivas o mal comportamiento cuando no pueden acceder a sus teléfonos o tabletas? 

¿Se vuelve agresivo/a o actúan fuera de lugar? 

  1. Hablar constantemente de «tiempo frente a la pantalla».

En ocasiones en las que no utilizan pantallas, ¿se refieren a ellas con frecuencia, de una forma u otra? (Como hablar de cosas que han visto o hecho en línea). 

  1. Síntomas de abstinencia.

¿Parece ansioso, angustiada o molesto cuando no pueden acceder a sus dispositivos? 

¿Y luego están más tranquilos una vez que pueden usarlos? 

Si su hijo presenta alguno o la mayoría de estos síntomas, puede ser necesaria una intervención. 

Al igual que cualquier otra adicción o trastorno del comportamiento, estas cosas se tratan mejor y con más éxito lo antes posible, y no hay mejor momento para eso cuando todavía son niños y tú sigues siendo el jefe. 

Al establecer hábitos saludables para el tiempo frente a la pantalla mientras son pequeños, será mucho más probable que sus hijos transfieran estos hábitos a la edad adulta y naveguen por el mundo digital de una manera más consciente y productiva. 

Si quieres hablar con un profesional no dudes en escribirnos y estaremos encantados de ayudarte.

 


Diseno-sin-titulo-1-2.png?fit=1200%2C600&ssl=1

Estrategias para mejorar y manejar los problemas de atención

Quita el misterio

La primero y quizás la estrategia más importante de gestión es asegurar que todos los niños y adolescentes comprendan cómo funciona la atención e identifiquen sus perfiles particulares de fortalezas y debilidades de atención. Luego, se les debe enseñar estrategias de manejo de sus debilidades.

Comprender la inconsistencia constante

Los profesores y  los padres deben entender que la inconsistencia de los niños y adolescentes con problemas de atención no es evidencia de una mala actitud o falta de motivación. Es parte de su disfunción de base biológica y está más allá de su autocontrol.

Explore la opción de medicación

Para muchos niños y adolescentes, la medicación puede ser útil para hacer frente a las dificultades de atención. Los medicamentos pueden mejorar el estado de alerta mental y la intensidad y duración de la concentración. Además, puede disminuir la impulsividad y la hiperactividad. Es posible que el niño o adolescente y sus padres deseen explorar esta opción con su neuro pediatra.

Permita el movimiento y los descansos

Es útil para los niños y adolescentes que tienen problemas con el estado de alerta inconsistente y el esfuerzo mental; que se les brinden oportunidades para moverse. Por ejemplo, en la escuela, los maestros pueden pedirle al estudiante que borre la pizarra, recoja papeles o lleve un mensaje a la oficina. En casa, los padres y el niño o adolescente, pueden programar descansos regulares y cambiar de lugar de trabajo. Es decir, que podrían trabajar varios minutos en la mesa de la habitación y varios minutos en el suelo del salón. Cada vez que se cambia la ubicación, el niño o adolescente puede experimentar un estallido de energía mental. Además, es posible que deban hacer algo con las manos mientras están sentados. Pueden garabatear, enrollar un trozo de arcilla o realizar otras tareas manuales que mejoren su estado de alerta y excitación.

Variar estrategias de instrucción

Los maestros deben usar una variedad de estrategias de instrucción y estas deben cambiarse aproximadamente cada 15 a 20 minutos. Por ejemplo, podrían entregar información durante 15 minutos a través de una conferencia. Esta estrategia podría ir seguida de trabajo en grupos pequeños o aprendizaje cooperativo durante 20 minutos. A continuación, los estudiantes pueden participar en trabajos individuales en el asiento o ver un video.

Utilice señales

El maestro y los padres deben tener una forma privada de avisar al niño o adolescente cuando están desconectados. Por ejemplo, un golpecito suave en el hombro puede ser eficaz. Además, es posible que los maestros y los padres  deban avisarle cuando se va a decir algo importante. Mirándolo directamente, su maestro o padre podría decir: «Ahora escucha con mucha atención. Estoy a punto de darte instrucciones importantes sobre el examen de mañana o cuando te quedes en casa de los abuelos».

Apalancar intereses

La atención aumenta cuando aumenta el interés. Por lo tanto, se debe alentar a los niños a leer, escribir y hablar sobre temas que les interesan. Además, la atención del niño/a o adolescente aumenta cuando la información es personalmente relevante para ellos. Por ejemplo, si  necesitan aprender un horario cronológico, el maestro o padres podrían comenzar haciendo que el niño/a o adolescente desarrolle un horario cronológico de los eventos importantes en sus propia vida.

Minimice el ruido y otras distracciones

Los niños/a que se distraen con facilidad deben beneficiarse de un entorno auditivo estructurado. Es posible que necesiten asientos preferenciales cerca del aula para minimizar el ruido y las distracciones de otros niños o estudiantes.

Desarrollar habilidades de vista previa y planificación

Los maestros y los padres pueden ayudar a los niños/a y adolescentes a desarrollar habilidades de planificación y visualización previa al exigirles que formulen planes para redactar informes y completar proyectos. Por ejemplo, al completar el informe de una lectura, los estudiantes pueden presentar planes sobre cómo realizarán esta tarea. Es probable que necesiten instrucción específica, seguida de modelos, luego práctica guiada y finalmente retroalimentación sobre el desempeño. El concepto de vista previa debe explicarse y deben ser conscientes del hecho de que las actividades en las que están participando les ayudarán a desarrollar habilidades de vista previa / planificación. Es útil que primero se les den ejemplos prácticos de planificación, como la planificación de una fiesta.

Utilice la modificación del comportamiento y la autoevaluación

El uso de estrategias de autoevaluación y modificación de la conducta puede ser útil para aumentar las conductas deseadas (p. Ej., Completar una tarea) y / o disminuir los problemas de conducta (p. Ej., Exclamaciones impulsivas durante la clase). Se deben identificar los comportamientos específicos que deben cambiarse (por ejemplo, completa la lectura del trabajo de clase; levanta la mano antes de responder preguntas; se cepilla los dientes antes de irse a la cama; pone la ropa sucia en la ropa). También deben identificarse las consecuencias específicas del cambio de comportamiento. La consecuencia de los comportamientos positivos debe ser más gratificante para el niño/a o adolescente que no completar el comportamiento positivo. Por ejemplo, si al niño se le permite permanecer despierto 15 minutos más por las noches, este comportamiento debe ser más gratificante que dejar su ropa sucia en el piso del baño.

Además, el desempeño del comportamiento objetivo debe ser la única forma en que el niño/a o adolescente pueda obtener la recompensa. En el ejemplo anterior, el niño solo puede permanecer despierto los 15 minutos adicionales por la noche si pone su ropa sucia en el lugar designado. Las notas de la escuela y el hogar se pueden usar para comunicarse entre el hogar y la escuela. En ambos entornos, se pueden usar tablas y gráficos para monitorear el progreso hacia la meta. Se debe alentar al niño/a o adolescente a evaluar su propio comportamiento además de ser evaluados por el adulto. Se les podría dar una recompensa adicional por una autoevaluación precisa.

Desalentar los patrones de trabajo frenético

Para ayudar al niño/a o adolescente a abstenerse de apresurarse en su trabajo, los maestros y los padres pueden evitar hacer declaraciones como «Puedes salir al recreo tan pronto como termines tu tarea» o «Puedes mirar televisión cuando termines tu tarea». Ofertas como estas pueden alentar inadvertidamente a los niños a trabajar demasiado rápido y descuidadamente.

Organízate

Se puede usar un cuaderno con tres secciones etiquetadas «Trabajo para completar», «Trabajo completado» y «Trabajo para guardar» para ayudar a al niño/a o adolescente a organizar sus asignaciones. Los cuadernos con códigos de colores para diferentes temas también pueden ser útiles para organizar el trabajo.

Utilice planificadores diarios

Un al niño/a o adolescente debe usar un planificador diario estructurado para ayudarlo a organizar sus tareas y actividades. Se preferiría un planificador que esté desglosado por tema durante el día y tenga suficiente espacio para escribir toda la información que necesita. Alternativamente, puede beneficiarse del uso de un asistente digital personal.

Configurar una oficina en casa

En casa, los padres deben guiar a su niño / adolescente en la creación de su propia «oficina» bien organizada. Los padres deben programar un tiempo semanal que su hijo / adolescente dedicará a ordenar la oficina y asegurarse de que todos los suministros de oficina estén bien surtidos (por ejemplo, post-its, lápices, bolígrafos, resaltadores, papel, sujetapapeles, engrapadora). Debe encontrar su (s) mejor (s) horario (s) para estudiar (sus momentos más alerta del día) y publicar estos horarios como sus «Horas de oficina». El al niño/a o adolescente también debe experimentar con diferentes tipos de niveles de ruido de fondo que funcionen mejor para él / ella al hacer la tarea de estudiar. Algunos niños / adolescentes realmente se concentran mejor en un ambiente ruidoso o mientras escuchan música, mientras que otros pueden necesitar usar tapones para los oídos.

Permita que el tiempo se relaje

Muchos al niños/as o adolescentes  con problemas de atención tienen problemas para conciliar el sueño por la noche. Es útil para ellos tener una rutina establecida para acostarse por la noche. Por ejemplo, podrían leer un libro o hacer que se les lea un libro. Pueden realizar ejercicios de estiramiento antes de acostarse. Podrían beber un vaso de leche o chocolate caliente antes de acostarse. También pueden escuchar música suave y tranquila mientras se duermen. El «ruido blanco», como un ventilador, también puede ser útil para facilitar el sueño.

 


51-e1646036631704.png?fit=1200%2C1098&ssl=1

Dificultades del Aprendizaje. ¿Cómo le podemos ayudar?

1.-Reconocer si hay un trastorno del aprendizaje o una dificultad

Al comprender los diferentes tipos de trastornos del aprendizaje y sus signos, puede identificar los desafíos específicos que enfrenta su hijo y encontrar un programa de tratamiento que funcione.

2.- Identifique cómo su hijo aprende mejor

¿Es su hijo un aprendiz visual, un aprendiz auditivo o un aprendiz cinestésico? Una vez que haya descubierto cómo aprenden mejor, puede tomar medidas para ayudarle.

¿Tu hijo es un aprendiz visual?

Aprendices Visuales:

  • Aprende mejor viendo o leyendo.
  • Hágalo bien cuando el material se presente y pruebe visualmente, en lugar de verbalmente.
  • Benefíciese de notas escritas, instrucciones, diagramas, tablas, mapas e imágenes.
  • Puede amar dibujar, leer y escribir; suelen ser buenos en ortografía.

¿Es su hijo un aprendiz auditivo?

Estudiantes auditivos:

  • Aprende mejor escuchando.
  • Desempeñarse bien en entornos de aprendizaje basados ​​en conferencias y en informes y exámenes orales.
  • Benefíciese de las discusiones en el aula, las instrucciones habladas, los grupos de estudio.
  • Puede amar la música, los idiomas y estar en el escenario.

¿Es su hijo un aprendiz kinestésico?

Estudiantes cinestésicos:

  • Aprende mejor haciendo y moviéndote.
  • Les va bien cuando pueden moverse, tocar, explorar y crear para aprender.
  • Benefíciese de actividades prácticas, clases de laboratorio, accesorios, obras de teatro y excursiones.
  • Puede amar los deportes, el teatro, la danza, las artes marciales y las artes y manualidades.

 

3.- Piense en el éxito de la vida, en lugar del éxito escolar. Enfócate en alabar el esfuerzo, no los resultados

El éxito significa diferentes cosas para diferentes personas, pero sus esperanzas y sueños para su hijo probablemente se extiendan más allá de unos buenos informes de calificaciones. Tal vez espere que el futuro de su hijo incluya un trabajo satisfactorio y relaciones satisfactorias, por ejemplo, o una familia feliz y una sensación de satisfacción. El punto es que el éxito en la vida, más que solo el éxito escolar, depende, no de lo académico, sino de cosas como un sano sentido de sí mismo, la voluntad de pedir y aceptar ayuda, la determinación de seguir intentándolo a pesar de los desafíos, la capacidad para formar relaciones saludables con los demás y otras cualidades que no son tan fáciles de cuantificar como las calificaciones y los puntajes de los exámenes.

4.- Motivarlos y evaluar regularmente sus emociones.

  • Deconstruya la situación desagradable en partes: este enfoque le permitirá percibir las causas principales del conflicto inicial y comprender lo que realmente sucedió.
  • Ponles ejemplos de tu propia vida– Cualquier consejo es bienvenido, pero es mejor cuando viene de una persona que ha superado una situación similar a la que uno está pasando. Por eso es buena idea ver si tú o alguien de tu círculo de familiares y amigos ha vivido una situación similar y que te explique cómo la superó.
  • Enséñeles a valorarse a sí mismos: esta podría ser la forma más valiosa de superar una situación desagradable y evitar que ocurran situaciones similares. Al animar al niño y señalar sus puntos fuertes y ventajas comparativas, ayuda a desarrollar una personalidad fuerte y sana.

 

5.- Alimentar la curiosidad intelectual de los niños.

Si prestas atención, notarás que todo niño comienza su vida con una fuerte dosis de curiosidad. Sin embargo, a medida que los niños crecen, si continúan enfrentando respuestas severas y negativas de los padres y maestros, esta curiosidad a menudo se suprime. Para los niños con problemas de aprendizaje, la curiosidad es uno de los factores cruciales a la hora de mantener la continuidad en sus actividades.

 6.- Divide la tarea en partes más pequeñas con instrucciones claras

Este es un consejo válido para cualquier niño, pero especialmente para los niños con TDAH. Es decir, debido al déficit de atención, sería mejor dividir una tarea en pasos, donde el niño puede mirar hacia atrás a la parte completa después de cada paso y percibir gradualmente el panorama general de la tarea. Hay otros beneficios de dividir las tareas en partes, principalmente la secreción regular de la hormona de la felicidad, la serotonina, y la disminución de las probabilidades de darse por vencido debido al alcance de la tarea y la gratificación retrasada.